La Casa de los Perros

Durante la época Colonial, en el lugar donde está situada esta casa había una finca muy sencilla donde Mariano Valdés Tellez Girón estableció en 1973, la primera imprenta de la Nueva Galicia y donde se imprimió el primer periódico independiente de México en 1810, llamado "El Despertador Americano", así como su contraparte realista "El Telégrafo de Guadalajara", al parecer la primera publicación que salió de esta imprenta fue "Elogios Fúnebres" dedicado a la memoria de Antonio Alcalde.

Pasado un tiempo la familia Flores adquirió este solar y le encomendó al arq. Arnulfo Villaseñor el proyecto y ejecución de una casa "a todo dar", así como la erección de un mausoleo en el panteón de Mezquitán. Se comienza la fábrica y se logra una edificación muy al estilo neoclásico, luciendo su bella fachada de cantera labrada, elegante frontis central, de dos pisos, vistosas ventanas en los dos niveles y rematando en la parte alta dos pointers en actitud vigilante que velan día y noche al inmueble; quienes son los que le dan nombre a esta casa (estos perros fueron pedidos desde Nueva York). Ahí vivieron felices el señor Jesús Flores y Ana González de Flores.

Por la década de los cincuenta se amplio la Av. alcalde y la casa de los perros fue mutilada; perdió gran parte de sus habitaciones principales, pero se respetó su fachada colocándola en lo que quedo de la casa.

En esta casa ha nacido una de las más interesantes leyendas de nuestra ciudad y te las voy a contar brevemente mi querido lector: "Resulta que don Jesús y doña Ana estaban de viaje en Europa, pero en el regreso, las aguas del Oceano Atlántico estuvieron a un pelo de comerse al barco en que venían.
Como la muerte estaba en el aire, el matrimonio hizo un sagrado juramento, el sobreviviente rezaría cada año en el aniversario del suceso nueve rosarios. Pero ninguno de los dos murió en esa fea aventura. Algunos meses después murió Jesús y su viuda lo enterró en el mausoleo, pero nunca cumplió el compromiso pactado. Ana ni tarda ni perezosa se caso por segunda vez, el turno le toco a José Cuervo y siguieron felices habitando la casa de los perros.

El tiempo siguió su curso y la voz popular corrió de boca en boca por varias generaciones, diciendo que la casa de los perros sería dada a la persona que rece los nueve rosarios a las doce de la noche, encerrada en la fúnebre capilla del panteón. Dicen que muchos intentaron este reto, pero murieron de terror al escuchar las ánimas contestarles a sus rezos. Esta casa duro algún tiempo ocupada por un restaurante y cuando cerro sus puertas, el inmueble vivió en completo abandono dando un aspecto lastimero y tétrico.

Después de sufrir actos vandálicos en 1990, apareció el dueño como por arte de magia e hizo circo, maroma y teatro para que se calmaran las cosas en la casa de "su propiedad". El ayuntamiento compró este inmueble en 1.7 millones de nuevos pesos y se destinó para la creación del "Museo Nacional del periodismo y/o la impresión" desde el 11 de agosto de 1994.



Google
Web www.guadalajara.net


 


 
Mapa del sitio

© Copyright 2004, todos los derechos reservados